Por compras superiores a $40.000 despacho gratis en la Región Metropolitana.

Al comer pescado, hay que tener el vino indicado.

El pescado, al igual que los mariscos, posee un alto contenido de yodo que varía según el hábitat y hábitos del pez, lo cual también influye en la cantidad de grasa que su carne posee.

Para elegir adecuadamente con qué vino acompañar cada pescado, hay que considerar principalmente la grasa presente en su carne y hábitat. Estos dos elementos determinan su sabor, aroma y consistencia, características clave a saber para seleccionar la botella adecuada.

¿Cómo identificar o conocer la cantidad de grasa y hábitat de un pescado? Existen grupos: de agua salada, agua dulce, migratorios; grasos, semigrasos y magros. 

Los de agua salada tienden a ser más sabrosos y con más consistencia que los de río y son ricos en yodo y cloro; mientras que los de agua dulce, lo son en potasio, magnesio y fósforo.

Pescados magros o de carne blanca: su grasa se aloja en el hígado, el cual representa solo el 2% del total, por lo cual su carne, efectivamente es blanca, haciéndolos más fácil de identificar. Son muy usados en ceviche, como también fritos o a la plancha. Algunos de estos son:

  • Bacalao.
  • Besugo.
  • Blanquillo.
  • Corvina.
  • Lenguado.
  • Merluza.
  • Rollizo.
  •  
  • Almeja.
  • Camarón.
  • Ostión.
  • Pulpo.
  • Camarón.

Para los pescados magros se recomiendan vinos blancos jóvenes, frutales y frescos. Si deseas acompañar con un vino tinto, se sugiere que sea uno con poca presencia en barrica y también livianos y frutales. La idea es que el sabor del vino no supere al del pescado.

Algunas recomendaciones: Sauvignon Blanc o Merlot.


Pescados semigrasos: se clasifican de esta manera los que poseen entre 3% y 6% de grasa en relación a su peso total. Algunos de esta categoría son:
Congrio.
Róbalo.

Para los pescados semigrasos, se recomiendan vinos más frutales, con algo más de estructura.

Algunas cepas recomendadas: Chardonnay, Carmenere.


Pescados grasos o azules: entre 7% y el 15% de su composición total es materia grasa. El término “azules” se les otorga por el tono presente en su piel que se debe a su alto contenido de Omega 3. Su carne es roja.

  • Albacora.
  • Anchoveta.
  • Atún.
  • Bonito.
  • Caballa.
  • Jurel.
  • Mero.
  • Reineta.
  • Salmón
  • Sardina.
  • Sierra.
  • Vieja.

Para los pescados grasos, se aconsejan vinos de más intensidad y complejidad, manteniendo la frescura y notas a fruta.

Cepas recomendadas: Chardonnay, Semillon, Cabernet Franc.


Si bien el maridaje ideal variará según la preparación del pescado, variando mucho si es en ceviche o a la parrilla, como recomendación general, el vino debe ser fresco, frutal y cuya intensidad varíe según el porcentaje de grasa e intensidad del sabor del plato. El objetivo es que no sea más notorio que el pescado y que potencien sus sabores.


Y a ti, ¿cómo te gusta el pescado? ¿Cuál es tu maridaje favorito?

Publicación más antigua
Publicación más reciente

Nuestros vinos recomendados

Cerrar (esc)

Popup

Use this popup to embed a mailing list sign up form. Alternatively use it as a simple call to action with a link to a product or a page.

Age verification

By clicking enter you are verifying that you are old enough to consume alcohol.

Buscar

Recién agregado a tu carrito de compra